• +34 94 423 76 67
  • colegio@colminasbi.org

El Trabajo infantil y las condiciones laborales infrahumanas, señas de identidad de la extracción de cobalto en El Congo

El Trabajo infantil y las condiciones laborales infrahumanas, señas de identidad de la extracción de cobalto en El Congo

A estas hay que sumar el desastre medioambiental y el aumento de la contaminación tóxica

La República Democrática del Congo (RDC) ha emergido como una pieza central en la cadena de suministro global de cobalto, mineral crucial para la fabricación de dispositivos electrónicos y baterías de vehículos eléctricos. Sin embargo, detrás de esta demanda creciente yace una problemática realidad marcada por abusos a los derechos humanos y condiciones deplorables en las minas de cobalto congoleñas.

Niños mineros esclavos

La explotación desenfrenada del cobalto en la RDC ha llevado a miles de personas, incluyendo decenas de miles de niños, a trabajar en condiciones infrahumanas y peligrosas. Estos trabajadores, que ganan escasos uno o dos dólares al día, se ven expuestos a una contaminación tóxica mientras extraen y procesan rocas toxicas para alimentar las baterías que sustentan nuestra creciente dependencia tecnológica.

La catástrofe medioambiental resultante es evidente en la destrucción del paisaje, la tala masiva de árboles y la contaminación de agua y tierra por los efluentes tóxicos de las instalaciones de procesamiento. La subsistencia agrícola y pesquera se ha visto significativamente afectada, llevando a comunidades enteras a depender del cobalto para sobrevivir.

Mercado sin Regulación

El mercado de extracción de cobalto en la RDC opera actualmente sin regulaciones efectivas. A diferencia de otros minerales bajo las reglas de «minerales de conflicto» de los Estados Unidos, el cobalto carece de una supervisión adecuada. La falta de regulación ha impulsado a cientos de miles de campesinos congoleños a trabajar en condiciones deplorables, sin medidas de seguridad, para mantener el suministro constante de cobalto.

La ausencia de regulación también ha suscitado llamamientos de organizaciones como Amnistía Internacional y Afrewatch, instando a China a investigar el origen de los productos y a evaluar posibles violaciones a los derechos humanos en sus operaciones mineras.

Ante este panorama, el Colegio de Ingenieros de Minas aborda la urgencia de desarrollar prácticas de extracción más éticas y sostenibles en colaboración con organismos internacionales y gobiernos locales. La promoción de estándares éticos en la cadena de suministro del cobalto se convierte en una tarea ineludible para garantizar tanto la integridad técnica como el respeto a los derechos humanos en la industria minera.

Fuentes: El País, El Diario.es

El Colegio

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies