• +34 94 423 76 67
  • colegio@colminasbi.org

Las minas del rey Salomón: una leyenda cada vez más real

Las minas del rey Salomón: una leyenda cada vez más real

Vestigios del siglo X a. C las sitúan en el valle de Timna, Israel

Unos restos de estiercol, fragmentos textiles y materias orgánicas preservadas durante milenios en el valle de Timna , Israel, aportan nuevas evidencias sobre la legendaria riqueza del rey bíblico Salomón. Un grupo de arqueólogos descubrieron estos restos en un antiguo campamento minero, una zona repleta de minas de cobre y campos de fundición, lugar donde se calentaba el mineral para convertirlo en metal.

Erez Ben-Yosef, arqueólogo de la Universidad de Tel Aviv (Israel) junto a su equipo comenzaron a trabajar en esta zona de excavación en 2013, donde descubrieron lo que parecía “excremento animal de origen relativamente reciente”; pero cuando los resultados de la datación volvieron del laboratorio, confirmaron que se trataban de restos de asnos y otros animales del siglo X a.C., época a la que pertenecen los reyes bíblicos Salomón y su padre David.

“Hasta el inicio del proyecto se consideraba que este era un yacimiento de la Edad de Bronce tardía relacionado con el Imperio Nuevo de Egipto en todo el siglo XIII y a principios del siglo XII a.C.”, explicó Ben-Yosef.

La incansable búsqueda

Dice la Biblia que el rey Salomón tenía fama en el próximo Oriente dada su gran sabiduría y riqueza, además de sus grandes proyectos de construcción entre los que se incluían un templo en Jerusalén decorado con objetos de oro y bronce. Tal estructura hubiera requerido de grandes cantidades de metal a partir de operaciones mineras de escala industrial en algún lugar de Oriente, pero las escrituras no mencionan su localización exacta.

En la década de 1930, un arqueólogo estadounidense, Nelson Glueck, anunció que había encontrado las famosas minas mientras exploraba el valle de Aravá. Sin embargo, muchos arqueólogos que siguieron sus pasos argumentaron que no fueron los monarcas poderosos representados en la Biblia, sino meros caciques a pequeña escala.

El reciente hallazgo podría sumar puntos a la teoría de Glueck, aunque la operación minera de la zona todavía no ha sido vinculada al propio Salomón, sí sugiere que la región fue un hogar de sociedad compleja, probablemente de los edomitas antiguos antagonistas de los israelíes.

“Si el pasaje de la Biblia que afirma que David sometió a los edomitas es cierto, el monarca pudo haberse encontrado en posición de demandar tributo y, por tanto, existe una posibilidad real de que Jerusalén obtuviera su riqueza mediante los impuestos sobre estas operaciones mineras y realmente existan estas minas”, concluyó Ben-Yosef.

Redes de comercio a larga distancia

Debido a que se encontraron semillas intactas y esporas de polen en las muestras fecales, el equipo de Ben-Yosef pudo determinar la dieta de los animales, lo que desveló otra sorpresa: esos alimentos fueron importados de una zona a más de 160 kilómetros al norte, cerca de la costa mediterránea. La distancia a Jerusalén era de unos 300 kilómetros, y en aquella época el viaje en burro habría durado dos semanas.

En esta remota región, rodeada por un desierto inhóspito, el comercio a larga distancia era la clave para la supervivencia. Todo lo necesario se lleva en asnos o burros – la fuente de agua más cercana estaba a 19 kilómetros – lo que dificultaba y encarecía la tarea. “Durante ese periodo, los metales eran un producto tan importante como lo es hoy el petróleo”, explica Ben-Yosef. “Así que a estas personas les valía la pena invertir tanto en esta operación en medio del desierto”.

Según el arqueólogo, se han excavado más de 900 toneladas de escoria en la Colina de los Esclavos, esto indica una producción a escala industrial digna de un antiguo estado o reino. 

Todavía se debate acaloradamente si se alcanzó a tal nivel de desarrollo en el siglo X a.C. se habría aplicado a los israelitas o los edomitas, pero Ben-Yosef se muestra entusiasmado por los nuevos hallazgos. 

“Hasta hace poco, no teníamos prácticamente nada de este periodo en esta zona”, explica. “Pero ahora no solo sabemos que esta era una fuente de cobre, sino que también se remonta a los días del rey David y de su hijo Salomón”.

El Colegio

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies